miércoles, 30 de julio de 2008

El poto blasfemo de Leysi y la republica dolida.



Dicen que cuando más bananero es un país, sus símbolos son más sagrados. Si tomamos la palabra “bananero” para calificar una sociedad sin instituciones sólidas, con una normatividad débil y exportador de frutas como lo fue la América central de los 50 o quizás lo sigue siendo. Llena de banderitas que identifican pequeñas republicas fallidas, donde algunas vez las grandes empresas frutícolas prácticamente gobernaron.
El nuestro es un país más grande, ubicado en América meridional, junto a Brasil, Colombia y otros compañeros casi siempre de infortunios. No producimos muchos plátanos o no es la mayor exportación que nos caracteriza pero sin embargo en los días pasados frente al incidente con la bailarina Leysi Suárez esta republica ingreso definitivamente a la categoría de una de las más bananeras naciones del planeta.
La razón es que la bailarina citada colgó las tangas no para proveerse de mas ropa en este de nuevo nublado invierno, sino para quitársela toda, sentándose en un caballo cuya montura no es nada menos que la honrosa bandera nacional. El rojo y blanco debajo de las hermosas y bien proporcionadas nalgas de Leysi parecía nunca haber sido más insultado. Ni cuando nuestros congresistas juran de rodillas “por dios y por la plata” o cuando el ejercito mataba campesinos para robarles en las alturas de lugares como Putis. Leysi recibió una citación del congreso, el Ministro de Defensa Antero Flores en una actuación que lo llevara a los anales de la más criolla estupidez abrió un expediente con fiscal y todo para acusar el desacato y el insulto a la patria. Una Mercedes Cabanillas honrosa congresista del gobierno preocupada porque la deseada genitalidad de Leysi se posara sobre el escudo pintado en la bandera se sumo a la batahola.
El 28 de Julio se vio ensombrecido por tamaño desacato y el sonrojo de nuestros dignos padres de la patria nunca fue mayor.
Lo cierto es que esta bandera, esta republica volvió hacer el ridículo ante el mundo. No preocupándose por la desnutrición endémica, ni por nuestros indios muertos por nuestro propio ejército embanderado, sino centrando su furia y su idea de la legalidad en el culo de una bailarina sobre una tela rojiblanca.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

no seas chileno carajo,la bandera se respeta.

Anónimo dijo...

dónde vives oye,todos los simbolos patrios son sagrados,alienado.

Anónimo dijo...

Bueno a la franca me hubiera gustado tener ese poto encima mio que sobre la bandera , de todas formas es patetico ver como algunos miserables tratan de hacer respetar a la patria pero de mentiras porque sabemos que lo unico que buscan es un poco de puclicidad , ahora necesitamos un pais que ame un poco mas a su patria

WANARPO MACHO dijo...

ESE POTO ES TAN IMPONENTE COMO NUESTRA BANDERA, A LOS DOS LES DARIA UN EMOTIVO BESO.
PERO MIENTRAS QUE ELLA PONE EL POTO EN LA BANDERA POR RAZONES "ARTISTICAS", NUESTROS POLITICOS SE LIMPIAN EL POTO CO ELLA POR RAZONES .........¿EXISTEN RAZONES PARA ELLO?
ASI QUE ...QUIEN DEBERIA PEDIR DISCULAS A QUIEN.

!!QUE VIVA EL PERU¡¡

POR QUE A ESTE PASO LO ESTAMOS MATANDO.

Anónimo dijo...

jajajaja lo mejor q han hecho los peruANOs en siglos.... maravilloso, se cagan en su propia bandera